Hacerse un traje a medida no es comprar una simple prenda de ropa. Los trajes a medida sobrepasan la definición de traje para convertirse en extensiones de nuestro cuerpo, en prendas que se adaptan como un guante a nuestra figura y a nuestras necesidades. Un traje a medida debe reflejar nuestra personalidad, nuestro estado de ánimo e incluso mostrar al mundo nuestra filosofía de vida.

Ahora, no todo el mundo tiene dinero, tiempo o ganas de hacerse trajes a medida. Otros simplemente desconocen las ventajas de los trajes a medida respecto a los trajes de las tiendas de confección. En nuestra opinión, todo hombre debe hacerse al menos una vez en la vida un traje a medida para esas ocasiones especiales. Si eres de esos que aún no lo han hecho, te damos 5 consejos que debes tener en cuenta antes de decidirte.

1.- Ten en cuenta tu presupuesto. ¿De cuánto dinero dispones? No es que nos importe tu cuenta corriente, pero debes tener en cuenta que hacerse un traje ‘bespoke’ suele ser más caro que un traje de confección (no siempre).

2.- ¿Estás seguro que quieres hacerlo? Mucha gente duda muchísimo antes de hacerse un traje a medida. Se preguntan cosas como: ¿Sabré decirle al sastre lo que quiero? ¿Sabrá el sastre reflejar lo que quiero ¿Haré el ridículo con el traje? ¿Será demasiado caro para mí? Has de estar convencido de lo que quieres.

3.- Escoge un sastre de confianza. Esto es obvio. Ya sea de tu confianza o de la confianza de alguien cercano. Intenta buscar un sastre que se adecúe a tu estilo (más clásico, moderno, informal) y que entienda bien tus indicaciones. La mayoría de clientes terminan haciendo sus trajes a medida siempre en el mismo sastre porque con el tiempo terminan siendo los que mejor entienden sus necesidades.

4.- ¿Qué sabes sobe telas? Además del diseño de tu traje, la tela será otro de los aspectos fundamentales. Si no sabes nada sobre 110’s o Super 180’s (por ejemplo) será mejor que te dejes aconsejar por tu sastre. Recuerda que una mala elección de tu tela puede dar al traste con tu traje a medida.

5.-No dudes en preguntar a amigos, conocidos o al propio sastre todo lo que necesites. Que tengas claro que quieres un traje a medida, o incluso cómo lo quieres no quiere decir que no puedas preguntar. Un pequeño consejo estilístico, una pequeña ayuda con una duda puede convertir un traje bonito en uno que marque la diferencia.