Antigüedades espalter compra venta antigüedades en Madrid sin comisiones

Son ya muchos los años atrás en los que nacieron las tiendas de antigüedades donde los particulares podían vender sus pertenencias para que otros, enamorados de este tipo de objetos pudieran adquirirlas.

Hoy en día proliferan estos negocios, especialmente en las grandes ciudades, son muchos los especialistas en venta de antigüedades, por ejemplo antigüedades en Madrid. Si nos damos un paseo por esta ciudad encontraremos numerosos locales dedicados a este hermoso arte.

No obstante hoy queremos ahondar en un tipo muy especial de casa de antigüedades, se trata de un negocio nada convencional, es decir, trabajan desde un local, pero éste no es considerado como un tienda de antigüedades usual, sino que el recito es únicamente el lugar donde atender a los clientes, ya que en realidad se trata de empresas por encargo.

Exactamente, los clientes se dirigen a esta tienda de antigüedades para exponer cuál es concretamente el objeto que busca, y son ellos los encargados de encontrarlo. Ciertamente esta forma de trabajar es mucho más ventajosa en cuanto que no requiere almacenamiento, consecuentemente se ve reducido de forma considerable los gastos e inversiones que ellos conllevaría, como el mantenimiento de los objetos, la vigilancia de las antigüedades, etc.

Se trata como os decíamos de un verdadero despacho de antigüedades en Madrid, esto es, un anticuario dedicado a la compra de antigüedades sin subastas, de forma directa. Son empresas especializadas en la venta directa de antigüedades, que cuentan con una cartera de clientes constituida por exclusivos decoradores y coleccionistas, a los que les suministran de forma directa las antigüedades que buscan y encargadas previamente.

La forma de trabajar de estos negocios de ventas de antigüedades en Madrid es la siguiente:

  • Los clientes son los que envían sus fotografía
  • La pieza será seleccionada previamente por los expertos
  • Se oferta la antigüedad a las personas que constituyen la cartera de clientes mediante un comunicado
  • Puesta en contacto con el propietario de la antigüedad en cuestión para comunicarles las ofertas recibidas o las alternativas para la venta de su antigüedad.

Por otro lado, las ventajas para los propietarios de vender sus objetos en este tipo de anticuarios, son relevantes:

  • Estos despachos de antigüedades suelen contar con una importante cartera de clientes.
  • La venta se lleva a cabo de forma rápida
  • No cobran por los gastos de desplazamientos
  • No aplican ningún tipo de comisiones para el vendedor
  • Además, suelen superar las tasaciones de las subastas