Como comprar en Navidad sin volverte loco

Después de estas Navidades he aprendido una lección: comprar los juguetes para tus hijos no es una tarea fácil. Tras leer la lista de juguetes de mi hijo y hacer la repartición entre los familiares, pensé: bueno ya está todo hecho, el sábado voy a los grandes almacenes y lo compro… ERROR.

Como tenía pensado fui el sábado a comprar los juguetes. Después de 3 horas intentando aparcar (el parking estaba lleno) e intentar llegar hasta la planta (entre empujones, codazos y villancicos de fondo..) ya estaba en el lugar adecuado. De los 8 juguetes que iba a buscar solo 1 estaba en tienda, 2 podían ser por encargo y los otros ni los tenían ni los pensaban tener. Y la misma secuencia de hechos en el resto de tiendas (excepto en las últimas, en éstas ya estaban agotados).

Cabreada y muy frustrada empecé a buscarlos por Internet. Y sí, ahí, sin moverme de casa y sentadita en el sofá, finalicé todas mis compras. Todos los juguetes llegaron en el tiempo esperado y en buenas condiciones (algunos ya vinieron con papel de envolver). Incluso logré encontrar juguetes (marcas desconocidas) que me permitieron ahorrar un poco.

Eso sí, antes de lanzaros a comprar hay que tener en cuenta ciertos matices. No todas las páginas web son de confianza, como sabemos hay juguetes que no cumplen con los requisitos de calidad mínimo (ojo a este dato).

Fijaros en que la web posea algún signo de calidad o en la marca de éste. Es importante tener en cuenta la edad que el fabricante considera recomendable. También es aconsejable leerse las características del producto para luego no llevarse sorpresas (material, número de fichas, etc.). En cuanto al precio, no sólo debemos de fijarnos en el precio del producto sino que también en el del envío y si el I.V.A. va incluido o no.

Pero lo más importante de todo es atender a las condiciones de compra de la empresa. Por ley, todos los productos se han de poder devolver en un plazo de 14 días y sin tener que pagar los gastos de devolución.

 Con todos estos detalles en mente y buscando por la web con un poco de paciencia (aunque mucho menos que en las tiendas físicas) podemos encontrar auténticas gangas desde nuestro salón.

Deja un comentario