consejos-para-estudiar-bien

Poco a poco e inexorablemente se van acercando las fechas más temidas en la vida de todo estudiante que se precie: los exámenes.

Si bien según la situación serán parciales o finales, tipo test o de desarrollo e incluso orales. Los exámenes siempre suponen un estrés añadido y una presión inevitable (normalmente) que puede afectar negativamente al desempeño del estudio la preparación para los mismos.

Por eso, hoy desde AlCuaderno vamos a dar una serie de consejos para estudiar bien y hacer que los temidos exámenes sean más fáciles de llevar y afrontar.

Para hacer un estudio eficiente hay que tener unas cuantas pautas.

1.- Ser conscientes de nosotros mismos:

Hay gente que necesita más tiempo de estudio y gente que menos, en ningún caso debemos confiarnos sólo porque alguien que conozcamos haya estudiado algo en poco tiempo.

Antes de hacer nada, conócete a ti mism@, busca tus puntos fuertes y flojos y aprovéchalos, si es necesario echarle más tiempo, se le echa más tiempo.

2.- Motivación:

Ten claros tus objetivos, ya que muchas veces las carreras son largas y perdemos de vista nuestras metas, los motivos por los que empezamos a estudiar.

No te olvides de esto, es extremadamente importante, ya que si no podemos caer en el error de perder nuestra motivación a mitad del camino.

3.- Planifica tu estudio:

Ten un esquema con tus asignaturas, cuales requieren más tiempo y cuales menos, cuáles tiene prácticas y cuáles, de que tiempo dispones y que tiempo estudias al día.

Tenerlo todo planificado te ayudará a no perder tiempo pensando en lo que vas a hacer después de terminar una actividad y pasar a otra.

4.- Concéntrate:

Sobre esto se pueden dar miles de consejos, pero la realidad es que cada persona tiene un sistema de concentración distinto.

Hay personas que necesitan absoluto silencio, otras necesitan música y otras una música determinada, la luz más fuerte o más floja, e incluso hay personas capaces de estudiar rodeados de gente que realiza otras actividades.

Prueba, experimenta, y descubre que es lo que te funciona, una vez más: conócete a ti mism@.

5.- Busca un ambiente que te favorezca:

Hay muchos ambientes donde se puede desarrollar el estudio:

En la soledad de tu cuarto, en una biblioteca pública o tumbado en la hierba de un parque.

Tú debes saber qué circunstancias te distraen con más o menos facilidad, y así buscar un sitio que reúna los requisitos necesarios para favorecer tu concentración.

6.- ¡Atiende!:

Es cierto que hay muchas clases que pueden resultar aburridas o poco interesante, sin embargo, atender en clase implica un ahorro de tiempo contundente para la mayoría de los estudiantes que no son capaces de perder el hilo.

En muchos casos incluso habrá partes que las has entendido bien desde clase, te bastará con un simple repaso para llevarlas perfectamente.

7.- Entender > Memorizar:

Aunque esto también depende en muchos casos de la asignatura, pero en general, si eres capaz de conseguir una comprensión sobre lo que estás estudiando tendrá un doble beneficio.

Además de tener claro el contenido a estudiar, te encontrarás con que es mucho más difícil pillarte desprevenido con preguntas sorpresa, preguntas trampa o ejercicios más difíciles de lo normal.

8.- Constancia:

Un@ se siente muy orgullos@ cuando consigue estudiar 15 horas en un día, se siente pleno (cansadísim@) pero orgulloso.

Sin embargo, aunque pueda parecer que esto tiene mucho mérito, la verdad es que es mucho más importante ser capaz de estudiar 5 horas en tres días seguidos que 15 en uno.

Si estudiamos día a día y no antes del examen, llegaremos con el contenido no sólo aprendido, si no asimilado, las cosas nos vienen de forma más natural porque estamos más acostumbrados a ellas y las hemos practicado en multitud de ocasiones.

Así que, si empiezas a estudiar desde el primer día poco a poco en vez de devorarte el contenido en la última semana, incluso el último mes, los resultados te sorprenderán, además, estudiar menos cada día durante más días nos da un tiempo libre del que podremos disfrutar.

9.- Nútrete de cualquier medio:

Hay miles de formas de solventar tus dudas si tu libro o tus apuntes no consiguen que tengas suficientemente claro un problema.

Los profesores suelen ofrecer tutorías semanales para contestar dudas y atender cuestiones, se le puede preguntar a un amigo o a algún alumno que ya haya superado ese curso, y sobre todo, está internet.

Muchas facultades ofrecen campus virtuales donde alumnos y profesores están en contacto permanente y resulta más rápido que esperar a un día concreto para dar una tutoría.

Y si no, el propio internet puede responderte tus dudas mediante los buscadores o portales como wikipedia, sitios específicos de tu materia y demás, que te brindarán una ayuda excelente.

Eso sí, verifica tu información antes de creértelo todo, no vaya a ser que esté desactualizada o errónea.

consejos-para-realizar-un-buen-estudio

El estudio parece algo muy complejo y pesado para muchos alumnos, pero siguiendo estos consejos para estudiar bien, puedes conseguir que lo que antes te costaba tanto, se convierta en algo mucho más llevadero.

Así que no pierdas el tiempo, planifícate un buen estudio, y sobre todo, ¡no pierdas la paciencia y se constante!

 

¿Te ha gustado el artículo? Quizás también te interese:

Consejos para dormir bien

Masajes relajantes: un mundo de placer para los sentidos