cortes de digestion

Llega el verano, y con ello los miedos sobre los cortes de digestión que pueden producirse por cambios de temperatura. Sobre todo, este miedo, reside en poder bañarnos después de comer mientras que estamos haciendo la digestión.

Realmente los cortes de digestión se producen por un cambio brusco de temperatura en nuestro cuerpo, pero no tiene nada que ver en cuanto al agua en sí y a la comida que hayamos ingerido horas o minutos antes.

El nombre técnico para denominar al corte de digestión es hidrocución, que se puede producir por el contacto de nuestra piel con agua muy fría repentinamente. Este cambio hace que se produzca una reacción en nuestro ritmo cardiaco desacelerándolo, haciendo que persona sienta náuseas y vómitos, incluso mareos y perdidas de conocimiento.

Este riesgo no depende de la edad, puede pasar lo mismo en niños y adultos, pero suele ser más común en personas mayores ancianas o personas con problemas del corazón.

Los cortes de digestión suelen pasar cuando el agua está muy fría o la piel está demasiado caliente, siendo los días de intenso calor (con agua muy fría) los que más cortes de digestión.

corte_digestion

Evitar Cortes de Digestión

Para poder bañarse sin riesgo alguno se recomienda entrar poco a poco, sin tirarse de golpe. Mojándose progresivamente, cabeza, muñecas y barriga, para después meterse poco a poco.

Mitos sobre el corte de digestion

  • “Si te vas a meter, metete ya antes de que comiences con la digestión” La digestión comienza desde que nos llevamos la primera pieza de comida a la boca.
  • “El corte de digestión solo ocurre cuando estas entre las 3 horas posteriores a la comida” No suele ser así, ya llamamos corte de digestión porque este tipo de trastornos suele ser más propenso cuando nuestra sangre está alojada más en un lugar en concreto que en el cerebro, por ejemplo cuando estás haciendo la digestión.

 

Por tanto, no hay riesgo de sufrir cortes de digestión si se toman las medidas oportunas