Aburrido de hacer siempre lo mismo en tu tiempo libre, las vacaciones son cada vez más monótonas, fines de semanas interminables, pues os damos la solución: el turismo taurino.

Si quiere sorprender a alguien o simplemente pasar un rato a la par que original, divertido, no te lo pienses, busca en Internet propuestas de turismo taurino. Se trata de otra forma de entender el mundo del toro, yendo más allá de lo que la mayoría de nosotros entendemos como tal, corrida de toro, suelta de vaquillas, San Fermines, y poco más.

Turismo Taurino

Turismo Taurino

Actualmente, y cada vez son más, las grandes ganaderías que ofertan a la gente de a pie esta posibilidad de conocer a fondo el mundo del toro con esta iniciativa de turismo taurino.

Por lo general estas conocidas ganaderías ofrecen a los clientes paquetes turísticos taurinos bastantes completos, en los cuales, además de conocer las ganaderías propias, acompañados por lo general por guías especializados, vaqueros y mayorales a caballo, ofrecen degustaciones gastronómicas así como vinícola.

Con lo cual, podemos decir que le turismo taurino abarca mucho más que solamente el mundo del toro en sí. Abarca gastronomía, cultura, costumbres… que a través de estas visitas guiadas podemos percibir, aprehendiendo y conociendo otra forma de entender la vida, y consecuentemente de vivir.

A grandes rasgos os diremos más o menos como está estructurado el turismo taurino.

  • Bienvenida en la propia finca de la ganadería, donde se suele ofrecer a los visitantes una copa o refresco, acompañado de algún aperitivo.
  • Visita guiada a lo largo y ancho de la ganadería para ver in situ las reses de la camada, acompañados además de por el guía, por vaqueros y mayorales montados a caballo.
  • Visita del entorno de la finca, viñedos, encinares…
  • Comida cuya temática gira en torno al mundo del toro
  • Visita de museo o incluso de la propia finca.

Con todas estas explicaciones, ¿os apetece hacer un poco de “turismo taurino”?