Dos opciones en renovación de mobiliario: Restaurar muebles o comprarlos nuevos

A la mayoría de seres humanos les cuesta desprenderse de algo que llevan años conservando, esto suele pasar muchas veces con el mobiliario de nuestro hogar. Cuando llevamos mucho tiempo usando los mismos muebles y la misma decoración hogareña cuesta innovar y renovar nuestros espacios. Este hecho se agrava con muebles heredados de padres a hijos y de abuelos a padres ya que a parte de la parte emocional del objeto, existen grandes potenciales en decoración.

 

La Restauración de muebles

Es muy normal que en ocasiones escojamos la opción de restaurar nuestros muebles a comprarlos, pero, antes de actuar, deberemos valorar si nos vale la pena restaurar, o será mejor comprar los muebles nuevos. Algunos de los aspectos que nos ayudarán a decidir serán su calidad, estado, belleza y antigüedad.

 

Por otro lado, también tendremos que tener en cuenta que la restauración será una buena opción para aquel mobiliario decorativo sin mucha funcionalidad, pero no para aquellos muebles que usamos diariamente.

 

Un claro ejemplo es el mueble de nuestro recibidor o un pequeño baúl, ya que su funcionalidad es meramente decorativa y por lo tanto no nos tendrá que aportar tanta resistencia y desgaste como algunos otros muebles.

 

Si, finalmente, se elije restaurar alguno de los muebles hay que tener en cuenta que llevará un trabajo adicional, ya que conlleva más tratamiento y el uso de productos especiales, por lo tanto, si no te lo tomas como un hobby, puede llegar a convertirse en algo pesado y costoso.

 

 

La otra alternativa: comprar muebles nuevos

En el caso de otros muebles con mayor funcionalidad, como la mesa de nuestro comedor o un armario de una habitación es menos aconsejable llevar a cabo una restauración ya que a estos elementos les vamos a dar mucho más uso y por lo tanto tendrán que ser más resistentes y probablemente recibirán más desperfectos, con lo cual si el mueble en cuestión que queremos restaurar no tiene un estado muy bueno o su belleza y antigüedad son de gran valor no nos valdrá la pena.

 

En cuanto a la decoración de habitaciones hay que tener en cuenta distintos aspectos. Con el paso de los años la madera de los distintos muebles se desgasta y por mucho que se repare queda vieja e incluso anticuada. En el caso de los armarios, con un uso diario y por causas ajenas como pueden ser la aparición de polillas, motivan a que pierdan calidad tanto en el interior como en el exterior. Por ello es recomendable acudir a una tienda de muebles y dejarse recomendar por las nuevas tendencias en decoración, o bien también podemos seguir con un estilo tradicional, si lo que nos gustan son las líneas clásicas pero contando con la exclusiva novedad en este estilo.

 

Por lo tanto, si finalmente decidimos comprarlo, a parte de lucir nuevo mobiliario quizás encontremos nuevas formas e ideas para decorar ya no solo nuestros dormitorios y comedores, sino otros espacios como la sala de estar o  incluso el baño.

Deja un comentario