energias-renovables-energia-hidraulica

Una de las mayores preocupaciones de la población concierne al futuro energético incierto en el que nos vemos sumergidos, donde crece el temor al abuso de ciertas fuentes de energía, ya que pueden terminarse o causar estropicios, nos vemos sumergidos en una búsqueda de obtener un medio de energía limpia y renovable, preparándonos para un futuro donde el objetivo es un desarrollo sostenible.

Para lograr ese objetivo, se trabaja en el aprovechamiento de las llamadas energías renovables, como es el caso que vamos a tratar en este artículo, la energía hidráulica.

 

Se define la energía hidráulica como aquella que se obtiene del aprovechamiento de las energías cinética y potencial del agua, aprovechando su movimiento en ríos, cascadas, lugares donde hay una marea fuerte.

El aprovechamiento del agua para generar energía o facilitar ciertas tareas se lleva haciendo desde la antigüedad, al igual que la energía eólica, mediante molinos con palas que giran impulsadas por la corriente, que mediante un sistema de engranajes lograba cumplir un objetivo.

Si bien hoy en día la maquinaría es más compleja, conceptualmente el aprovechamiento es de la misma manera, solo que se induce la corriente en muchos casos. Se aprovecha el agua recogida con la lluvia y se mantiene en presas.

Una vez contenida el agua, se va soltando poco a poco provocando un caudal constante que permite a la central, mediante una serie de turbinas ir produciendo la energía.

Hay que decir que como todo, la energía hidráulica tiene sus ventajas e inconvenientes, si bien los inconvenientes son menores que para otro tipo de energías.

Positivamente hablando la energía hidráulica tiene la ventaja de ser muy barata, ya que es prácticamente autosuficiente, y al estar todo automatizado, casi no hace falta presencia humana en ella.

Denotar también la extensa vida de este tipo de centrales, que pueden seguir operando en muchos casos incluso 100 años después de su construcción.

Por último, y no menos importante está el  hecho de que al no quemar combustibles, no generan prácticamente dióxido de carbono.

Sus puntos en contra son que las grandes presas normalmente causan un fuerte impacto a su alrededor, ya que si no están bien construidas pueden causar desbordamientos con terribles consecuencias, así como dificultar el paso de los peces, y causar erosión en los bordes del rio ya que salen de las turbinas prácticamente sin sedimentos.

Es decir, que su inconveniente es que puede alterar seriamente los ecosistemas a su alrededor.

energias-renovables-energia-hidraulica-presa

Así que podemos resumir diciendo que la energía hidráulica es bastante eficiente y limpia, siendo considerada energía verde cuando se genera a pequeña escala.

Con ella, estamos un paso más cerca del desarrollo sostenible.