energia-renovables-energia-solar

El tema de las energías renovables y ecológicas, la búsqueda de una energía que podamos aprovechar completamente, y que sea reciclable y por tanto infinita, es algo que trae de cabeza a muchos investigadores, siempre buscando un desarrollo sostenible.

Bueno, pues quizás haya una energía que a la larga pueda serios avances en esta materia, ya que no siempre lo tenemos todo a nuestro alrededor, a veces la respuesta está en el cielo y las estrellas, si hablamos de energía solar.

La energía se solar se considera una energía renovable y además, una energía verde o energía limpia, ya que no genera residuos al producirse, tan sólo los paneles fotovoltaicos, al terminar su vida útil son difíciles de reciclar.

En cuanto a potencia, el flujo solar traducido en energía que entra anualmente a través de la atmosfera es verdaderamente impresionante hasta el extremo que hace algunos años, la energía recibida por el sol en un solo segundo, equivalía al consumo global durante un año.

La forma de recoger dicha energía es mediante paneles fotovoltaicos que recogen la luz solar, transformándola en calor, en función del tamaño del panel recibe unos usos u otros.

Podemos dividirlo en tres categorías:

  • Colectores de baja temperatura: Proveen de calor útil a temperaturas menores de 65º, suele estar destinados al calentamiento de piscinas, uso domestico, actividades en general que requieran una temperatura superior a los 60º

  • Colectores de temperatura media: En este caso, las temperaturas comprenden entre los 100º y los 300º, este tipo de panel efectúa la concentración de calor mediante espejos y tienen el problema de que sólo funcionan cuando los rayos solares impactan directamente sobre ellos, por tanto su uso que restringido a zonas de muy alta insolación.

  • Colectores de alta temperatura: en este caso se dividen en tres tipos: de plato parabólico, de canal parabólico y los sistemas de torre central. Trabajan a temperaturas superiores a los 500º y la energía producida va directamente a la red eléctrica.

Los usos que suele recibir esta energía solar son muy diversos, normalmente relacionados con la temperatura de la energía a pequeña escala, por ejemplo, se utiliza para dar surtido eléctrico a las pequeñas edificaciones en huertos alejados de la población, para calentar agua en usos sanitarios y de calefacción.

energia-renovables-energia-solar-central

Las estimaciones de Greenpeace es que la energía solar fotovoltáica podría llegar a suministrar electricidad a dos tercios de la población mundial en el año 2030.

Así pues, puede que estemos ante la energía del futuro.