Según un estudio reciente, hemos podido saber que Canarias es precisamente uno de los lugares que lleva más a rajatabla el tema de la seguridad en cuanto a cuestión de incendios.

Así pues, es en Las Palmas de Gran Canaria donde sus habitantes son más conscientes del papel que cumplen los extintores, esto es, saben la función de vital importancia que cumplen en cuanto al plan de protección contra incendios de un centro de trabajo ya que, en el momento en el que se inicia un incendio, son los primeros elementos que se usan para intentar controlarlos. Siendo en esos momento fundamental las características del extintor, su fácil localización y el uso que se haga de él. Todos ellos son factores determinantes para que se consiga evitar o no la propagación del fuego.

Queda claro que no cualquier extintor vale parar cualquier centro de trabajo, esto es, previamente hay que realizar un estudio para determinar la clase de fuego que se puede producir en el centro en concreto, para posteriormente elegir los extintores adecuados a la clase de fuego que se haya determinado.

De igual manera, se debe cumplir con las revisiones periódicas reglamentarias que garantizan la eficacia del extintor. Por un lado, una vez al año tienen que ser revisados por una empresa autorizada  y por otro, cada tres meses, las propias empresas o una contratada para el mantenimiento tiene que ser la encargada de controlar el estado de estos importantísimos instrumentos de seguridad.