Terremotos, fenómenos naturales capaces de reducir a escombros ciudades enteras, temblores de tierra que agitan los corazones de aquellos que los sufren.

Si bien, no se pueden detener, si se puede aprender su funcionamiento, que los produce.

desastres-naturales-terremotos

También referidos como seísmos o sismos, estos fenómenos se originan en el choque de las placas tectónicas en el interior de la tierra, que se desplazan debido a situaciones inestables, provocadas en la mayoría de los casos por erupciones volcánicas o al leve movimiento de las propias placas.

Aunque cabe destacar que no es el único motivo, también se ha comprobado que hechos como desprendimientos de rocas en laderas, cavernas que se hunden o cambios intensos en la presión atmosférica, usualmente generados por ciclones pueden también causar terremotos o en la mayoría de los casos los referidos como microsismos (que son terremotos de una escala tan pequeña que tan sólo los sismógrafos los detectan).

En un terremoto podemos distinguir varias partes en el desarrollo de un terremoto.

1)      El punto de choque de las placas denominado Hipocentro, a mucha profundidad dentro de la tierra.

2)      El primer punto afectado por las vibraciones, situado directamente en la vertical del hipocentro, llamado epicentro.

3)      Propagación de las vibraciones alrededor de los centros.

Las vibraciones son provocadas por las ondas generadas por el choque, estas ondas se pueden dividir en tres grupos

  • Ondas P: son las que más rápido se propagan (nada menos que entre 8 y 13 kms / s “kilómetros por segundo”) y atraviesan tanto líquidos como sólidos, son las primeras en ser detectadas.
  • Ondas S: más lentas que las ondas P y se propagan perpendicularmente a estas, alcanzan entre 4 y 8 km/s y atraviesan sólidos únicamente, son las segundas en ser detectadas por los sismógrafos.
  • Ondas superficiales: Las más lentas y devastadoras de todas, no superan los 3.5 km/s y son el resultado de la interacción entre las dos ondas anteriores y son idénticas a las ondas generadas en la superficie del mar.

Para medir la intensidad de dichos terremotos, se utilizan varias escalas, pero la comúnmente más conocida es la escala de Richter que evalúa de 0 en 10 los terremotos, si bien la escala contempla valores superiores a 10 a la hora de medir la intensidad de los terremotos, se contempla a nivel de choques planetarios, los seísmos provocados por choques de placas raramente superan los 9 grados.

desastres-naturales-terremotos

Debido al movimiento predecible de las capas tectónicas, los científicos han realizado un cuadro-frecuencia para los terremotos de diversas intensidades.

Básicamente, terremotos a muy pequeña, imperceptibles los está habiendo miles de veces al día por todo el mundo.

Los terremotos de gran escala son enormemente dañinos, hoy en día, los sismógrafos pueden avisar del comienzo de uno, así como se está desarrollando una arquitectura para hacer las bases de los edificios “flexibles” impidiendo que estos se vean afectados con la misma intensidad por los terremotos, lo que no impide, desgraciadamente, los demás daños causados por los mismos.