Granja escuela, hípica, equitación, naturaleza

El estrés con el que vivimos a diario, corriendo todo el tiempo de allí para acá, sin posibilidad de sentarnos ni un segundo, respirar hondo y descansar, nos hace proponeros hoy una forma muy entretenida a la vez que educativa de ocupar vuestro tiempo libre, ya sea en familia, con amigos, en pareja… ya sea de la manera que os apetezca, ya que podréis encontrar un sinfín de posibilidades para dejar a un lado el estrés diario al que la mayoría de nosotros estamos sometidos.

Se trata de las Granjas Escuelas, una opción para todas las edades que además de ofrecernos actividades de ocio pueden llegar a enseñarnos muchas cosas que probablemente no tendríamos ninguna oportunidad de conocer salvo viviendo esta experiencia inusual.

Se trata de dejar el ajetreo para convertirnos por un día en granjeros, jornada durante la cual podremos sembrar los productos de temporada, recogeremos huevos, visitaremos las cuadras donde cuidaremos a los animales. Montaremos a caballo o simplemente pasearemos, dejándonos cautivar por la naturaleza en todo su esplendor.

Además, podremos gozar de fantásticas rutas organizadas por parajes con un encanto innato que nos absorberá por completo, proporcionándonos esa tranquilidad ya olvidada. Divisando el espectacular paisaje que nos proporciona la propia naturaleza así como su fauna.

Las Granjas Escuelas, no solo ofrecen actividades y experiencias durante todo el año, sino que en la época estival suelen organizar campamentos para los más jóvenes, además pueden impartir cursos de hípica para principiantes y no tanto. Incluso si tiene los medios adecuados, las formaciones en cuanto al deporte de la hípica pueden aumentar, como por ejemplo pueden llegar a impartir curso más experimentado como puede ser cursos de doma natural, durante el cual enseñan a los participantes a relacionarse de manera eficiente con sus caballos y a solucionar los problemas de comportamiento de estos animales.

Como os decíamos, visitar una Granja Escuela y participar, si no en todas, al menos en algunas de las actividades que nos ofrecen es toda una experiencia constructivas porque os puedo asegurar que saldréis de allí, además de con las pilas completamente recargadas, siendo mejores personas. El convivir con la naturaleza nos abre los ojos a la realidad, y nos enseña que el fin de todo es la propia naturaleza.