Los riesgos y complicaciones de la cirugía estética han disminuido con el tiempo debido a la tecnología moderna y los últimos avances en las técnicas quirúrgicas, sin embargo, las medidas preventivas se deben llevar a cabo para evitar infecciones.

Ya sea que se trate de un procedimiento quirúrgico, como el aumento de senos, o un procedimiento mínimamente invasivo como el Botox ®, la seguridad debe comenzar con el cirujano. Al seleccionar un cirujano plástico, usted debe elegir un médico que tenga experiencia y que se encuentre calificado para realizar el procedimiento que usted ha elegido. También es importante que su procedimiento se lleve a cabo en la clínica u hospital adecuados, por lo general, esto asegurará que el centro de cirugía se apegue a las mejores prácticas para el cuidado de la salud y cumpla con los estándares de higiene reconocidos a nivel mundial.

Antes de la cirugía, estar en buen estado de salud es de suma importancia para la prevención de infecciones. El tomar multivitaminicos, llevar una alimentación adecuada (pregunte a su médico para obtener recomendaciones), beber mucha agua, y otros hábitos saludables deben ser, si es que todavía no lo están, incorporados a su rutina diaria.

Fumar y beber alcohol antes y después de la cirugía podría retrasar la curación, poniendo a algunos pacientes en riesgo de infecciones y complicaciones. Los médicos suelen recomendar dejar de fumar y de beber al menos dos semanas antes de su procedimiento y dos semanas después de la cirugía.

Su cirujano estético le dará instrucciones específicas sobre cómo prepararse para la cirugía, lo cual dependerá del tipo de procedimiento al que se someta.