Con el tiempo, el catering ha pasado de ser un simple servicio de comida y bebida para pasar a incluir otros elementos como son la decoración, ambientación, contratación de personal, e incluso animación.

Todo esto se debe a que las expectativas de los clientes van más allá de un menú completo. Esto es, ya no es solo cuestión de una buena comida, sino que adquiere la misma importancia detalles como son la cristalería, cubertería, mantelería, etc.

Si buscas otras maneras de impresionar a tus invitados, saliéndote de lo común, te recomendamos que busques una empresa especializada que sea capaz de transformar un simple catering en algo muy especial.

No debemos olvidar que, en la mayoría de los casos, es la primera impresión la que cuenta. Con lo cual debemos de tratar de crear un buen clima de bienvenida, y para ello optaremos por elegir una empresa especializada y avalada por su experiencia en este campo, ya que para poder ofrecer un servicio integral es preciso estar informado ante las nuevas exigencias del mercado.

La importancia de la comida es muy significativa, y el placer de comer comienza en el momento en el que vemos un plato agradable, elegante y bien presentado. Pero para alcanzar el éxito en la celebración de un evento debemos de añadirle más elementos como son la vajilla, materia prima, mantelería… Hay que moverse todo el tiempo, tanto en sabores como en la estética.

Lógico es que, cada evento es un objetivo especial para armar un paquete de servicios, motivo por el cual, cada empresa resalta sus cualidades a la hora de ofrecer el catering.

No hay que olvidarse que el estilo elegido para la ambientación roza no sólo la escenografía y la iluminación sino también el catering. En este caso, la idea rectora rige también la porcelana, cristalería y el diseño del menú. Las atracciones dependen del tipo de evento y del público. ¿La tendencia actual? Todo debe estar personalizado. Pensar en los gustos de los públicos del evento que no sólo es quien nos contrata, principalmente son los invitados de nuestro cliente.