masajes-relajantes

En una vida estresante como la que llevamos, donde la rutina se apodera de nuestros pasos y nuestra mente, y cada día tenemos menos tiempo para pararnos a disfrutar de las pequeñas cosas, conceptos como la relajación y las actividades desestresantes cobran una gran importancia.

Y es que hay muchas formas de relajarse y en muchos casos sin siquiera gastar dinero, tan sólo 5 minutos de tu tiempo en las manos adecuadas.

Un buen masaje relajante realizado por algún conocido, tu pareja o si no te importa gastarte el dinero en ello, de un buen profesional, puede suponer un punto y aparte en tu día a día.

Hay varios tipos de masajes, por ejemplo, aquellos que están destinados para facilitar la práctica de diversas actividades deportivas o los masajes realizados para calmar o hacer desaparecer diversos dolores musculares.

Los masajes relajantes tienen, sin embargo, el único objeto de crear un estado de tranquilidad y descanso en el cuerpo que lo recibe, consiguiendo crear una sensación de paz mental, que tan necesaria es para poder afrontar los desafíos a los que nos enfrentamos a diario en nuestras vidas cotidianas.

Un masaje bien realizado aporta al paciente una serie de sensaciones para mejorar su estatus físico y mental, ya que la presión aplicada en determinados puntos de la forma correcta, consigue una completa relajación de los músculos, relajación del cansancio, así como, realizado por unas manos profesionales, provocar una mejora psicológica en el estado anímico e incluso llegar a dormir al receptor.

Físicamente, los masajes relajantes favorecen la circulación, libera las fibras nerviosas, estimula los mecanorreceptores  en las zonas tratadas liberando tensión, aliviando posibles dolores.

Sin embargo, hay que tener cuidado al hacerlo, ya que los masajes relajantes incorrectamente realizados pueden tener efectos inversos en los receptores, por eso, antes de aplicar un masaje en una zona u otra, ha de valorarse el estado de la misma, el estado de los músculos y cualquier posible situación que pueda provocar que un masaje siente mal, aunque esto no es algo de lo que debamos preocuparnos si nos trata la persona adecuada.

masajes-relajantes-antiestres

Así que si estás buscando una manera de relajarte de verdad, quizás haya llegado el momento de pedirle a tu pareja que te de un buen masaje, o buscarte un profesional en masajes relajantes que te deje la espaldita y los músculos en el buen estado que merecen.

Pruébalo, será un auténtico placer y quedarás como nuev@.

¿Te ha gustado el artículo? Quizás también te interese:

Terapias alternativas: Homeopatia

Masajes y Relajación