Coches de lujo: los reyes de la carretera, esos que vemos pasar como rayos cuando vamos conduciendo por la autovía, esos que te pitan cuando estás haciendo un adelantamiento para que los dejes pasar.

Por desgracia, los choques a tales velocidades  no perdonan y los vehículos quedan para el arrastre con mucha asiduidad, sin embargo, su vida útil no termina ahí…

siniestros-lucrativos-desguaces-para-coches-de-lujo

Normalmente, los coches siniestrados van a parar a desguaces, donde se quedan apilados como si de galletas se tratara.

Ahí es donde empieza la gracia, ya que muchos de estos vehículos, si bien siniestrados, conservan piezas en buen estado en muchos casos, y no falta gente que se aproveche de la situación.

Básicamente, la gente busca vehículos destrozados pero con motores en buen estado, y sacar un buen dinero por sus piezas, ya que el precio puede ser entre 3 o 4 veces menos que los precios de las piezas originales, ¡y no sólo motores!, también hay muchas otras partes buscadas por los compradores.

Es una manera más barata con un poco de tunning de convertir tu Ford Fiesta en un fórmula uno.

La búsqueda de piezas puede ser casi como un turismo comercial, ya que las piezas que no seas capaz de encontrar en los desguaces españoles, las puedes encontrar en el extranjero, debido a los vehículos que circulan en unos países u otros, por ejemplo, habrá piezas más fáciles de encontrar en Estados Unidos o Alemania, incluso en oriente medio.

Este tipo de práctica es cada vez más corriente entre los usuarios, fomentada además por la crisis económica que nos azota en los últimos tiempos.

siniestros-lucrativos-desguaces-para-coches-de-lujo

Así que ya sabes, si quieres convertir tu vehículo en algo más, es una buena idea darte un paseíto por los “desguaces de vehículos de lujo” a los que puedas acceder o  hacer “turismo de piezas”, eso sí, asegúrate de que los vehículos de los que cojas las piezas no estén demasiado siniestrados y sobre todo, conduce con precaución, no ayudes al negocio estampando tu coche. ¡Buena caza!