¿Tabaco para esnifar? Conoce todo sobre esta extraña costumbre

Probablemente quieras comprar hojas de tabaco online para preparar una deliciosa picadura y liar tus cigarrillos o rellenar tu pipa, sin embargo, hay quienes les gusta ir un poco más allá. ¿Has escuchado del tabaco para esnifar? Conoce todo sobre esta extraña costumbre que, aunque ha quedado en el pasado, todavía puede encontrarse en pocas localidades ocasionalmente. Sigue leyendo y mata tu curiosidad con este interesante artículo, ¡no lo creerás!

¿Por qué esnifar tabaco?

El tabaco de esnifar, también llamado “Snuff”, se originó en América y fue de uso común en la Europa del siglo XVII. Es un producto cortado de forma más fina, a veces en polvo, y suele venir saborizado y aromatizado con diferentes esencias como café, chocolate, miel, vainilla, cereza, naranja, melocotón, ciruela, canela, rosa y menta. Algunas versiones más modernas incluyen variedades como cola, brandy o whisky.

Lo interesante de esta práctica es que envía rápidamente toda la nicotina al cerebro, a través de la mucosa en las fosas nasales, causando un efecto más notable y duradero. El tabaco se esnifa bien sea con aparatos especiales o con el uso del dedo pulgar y el índice, causando en muchos casos uno o varios estornudos. Sin embargo, esta reacción se considera típica de los novatos.

El snuff en la historia

Se sabe que los indígenas del Amazonas fueron los primeros en ser vistos esnifando su tabaco, además de los Taínos y Caribes. En Europa, la tradición de hecho comenzó en España, en el siglo XVI, y se trajo como una costumbre tomada de América. Rápidamente tomó popularidad, y en el siglo XVIII se construyó la Real Fábrica de Tabaco, la primera manufacturera industrial y el segundo edificio más grande del país para ese entonces, donde se elaboraba tabaco para esnifar. Estos son algunos de los datos más interesantes sobre el producto a través de la historia:

  • Caterina de Medici lo utilizaba para tratar sus migrañas, por recomendación de Jean Nicot (científico por el que se nombró a la nicotina).
  • En el siglo XVI, el “snuff” fue un producto de máximo lujo y comodidad. La versión comercial del tabaco llegó a América gracias a John Rolfe, el esposo de Pocahontas, y su uso fue tomado por los aristócratas del continente.
  • El uso del tabaco para esnifar en Inglaterra aumentó después de la Gran Plaga de Londres, donde las personas creían en sus potentes propiedades antisépticas.
  • A finales del siglo XVI, la costumbre se había expandido a toda Europa, así como a Japón, China y África.
  • En el siglo XVII surgieron algunas objeciones acerca de esta costumbre, que empezó a ser prohibida en muchos lugares.

Un símbolo de lujo y aristocracia

Para el siglo XVIII, el tabaco de esnifar se convirtió en el producto de elección entre la élite: La Reina Ana de Inglaterra, el Papa Benedicto XIII, la Reina Carlota, esposa del Rey Jorge III, Napoleón, Lord Nelson, el Duque de Wellington, María Antonieta, Alexander Pope, Samuel Johnson y Benjamín Distaeli, todos utilizaron snuff. En ese entonces, era solo el populacho el que acostumbraba a fumar, así que era una buena manera de distinguir el estatus de una persona.

En tiempos actuales, con la prohibición de fumar en sitios públicos cerrados, la práctica se ha retomado en algunos miembros de la población. Ahora que conoces todo sobre esta extraña costumbre, ¿te atreverías a probar el tabaco de esnifar? ¡Déjanos tus comentarios!

Deja un comentario